La Sombra y las Máscaras

Nuestro mundo mental es profundo como el océano. Y como ocurre en el abismo del mar, descender es una expedición.

Podría decirte que nuestra mente vive para protegernos. Nos protege de amenazas externas reales y otras imaginarias. Nos protege también de nosotros mismos y del dolor, aunque a veces lo hace a través del auto-castigo y el sufrimiento. 

Desde que estamos en el útero materno, se empieza a gestar quiénes seremos. Y es que protegidos en el útero materno, comenzamos a absorber información de nuestra madre y del entorno donde ella vive. Y toda esta información, comienza a programarse en nosotros. 

Después crecemos y vamos absorbiendo todo lo que hay a nuestro alrededor, como una esponja. Absorbemos lo bueno y lo menos bueno. Y esto que ocurre fuera de nosotros, produce la construcción de quiénes somos y quiénes seremos. Esta construcción también depende de nuestra personalidad y de lo que es importante para nosotros. 

Como verás, el ser humano es complejo… pero maravilloso.

Y así, en esta construcción interna, vamos sintiendo dolores, se van abriendo heridas y vamos creando personajes que nos protegen pero que nos impiden ser nosotros mismos. 

Y poco a poco, vamos creando nuestra sombra, que vive en nuestro inconsciente, en la oscuridad donde relegamos lo que no nos gusta de nosotros mismos. Pero tarde o temprano, esas sombras salen de la oscuridad y nos acompañan en el día a día, rechazando en otros lo que no nos gusta de nosotros o amando en otros lo que somos en realidad pero que somos incapaces de ver. 

Y todas estas cosas son las que vamos a explorar hoy en este post… interesante ¿verdad?

Sombra y Psique

La sombra de nuestra psique, es aquella parte oculta en la “oscuridad del inconsciente”, no reconocida ni  integrada. Esta sombra está formada por patrones y programas mentales generados desde la sombra. Cuando tratamos de deshacer un patrón o comportamiento sin comprender en profundidad sus raíces, tiende a reproducirse.

Tenemos en nuestro interior miles de “yoes”, personajes que hemos ido creando a lo largo de la vida, para escondernos, para adaptarnos y protegernos. 

De esta manera, hemos desplazado a un lugar oscuro de nuestra mente, nuestro verdadero yo por considerarlo inadecuado o incapaz. Y en el almacén del inconsciente, en la oscuridad, encontramos las miles de sombras abandonadas.

Pero al contrario de lo que creemos, esas sombras son poderosas y encuentran la manera de alcanzar la superficie.

La sombra la vemos proyectada en otros. Por eso es sencillo decir que la otra persona es egoísta o que tiene todas las características que odiamos. La realidad, querido lector, es que eso que odiamos en otros, está en nosotros. 

No te preocupes porque también aquello que amas de otros, lo tienes en tu interior, pero también oculto. 

La sombra se empieza a crear en el momento en que nacemos. Como bebés, absorbemos mucha información de nuestro entorno y la sociedad, la cultura y la familia en que nacemos, marcará los límites de lo aceptable o de aquello que debemos rechazar.

De pequeños, nuestra supervivencia depende de que nuestros cuidadores nos acepten y cuiden, y para sobrevivir, nos adaptamos a aquello que creemos que nuestros padres o cuidadores, esperan de nosotros. 

Y es así, poco a poco, como vamos creando un “yo artificial”, sepultando a un lugar oculto de nuestra psique, nuestro “yo real”.  

Aquellas partes de nosotros mismos que no son aceptados condicionan nuestra mente infantil y sentimos necesario negarnos a nosotros mismos y sepultar esas partes no aceptadas, para no sentirnos malos o excluidos. 

Nuestra infancia es clave porque es el momento en que todo se gesta, nuestra mente comenzará a crear límites y tal vez se encierre en un cajón muy pequeño del que salir en la vida adulta, puede resultar agotador. 

Para identificar bien tus sombras, te dejo por aquí algunas pistas de su presencia:

  • Conductas exageradas, por defecto o por exceso, es una manifestación de la sombra. Ésta puede ser transformada mediante su reconocimiento y aceptación. 
  • Reacciones exageradas y sobre-dimensionadas, llegando a interpretar lo que otros nos dicen en lugar de captar el mensaje que la otra persona nos ha dado.  

La manera de iluminar nuestra sombras, es tomando consciencia de ellas, siendo conscientes de aquello que hemos relegado a un rincón oscuro de nuestro subconsciente y dándoles espacio para ser. 

La manera de transformar las sombras en luz, pasa a través del amor que nos damos a nosotros mismos. Para ello debes aceptarnos y ser humildes. 

Heridas y Máscaras

Todo ser humano, por el hecho de haber nacido, desarrolla ciertas heridas emocionales. 

En ocasiones, el origen de dichas heridas está en la familia, otras veces en el entorno del colegio o los amigos. Nuestras heridas no dependen siempre de lo que vivimos, sino de cómo interpretamos lo que vivimos. 

De esta manera, si somos muy sensibles a la atención que nos dan los demás y sentimos que no nos dan toda la atención que necesitamos, podemos desarrollar la herida del rechazo. 

Porque al final todo depende de cómo interpretamos las cosas que nos ocurren, y no del suceso en sí mismo. 

Cuando somos pequeños, tenemos pocas posibilidades de regular nuestras emociones, lo que solemos hacer es expresarlas en su totalidad o esconderlas para que nadie las vea. Por eso suelen aparecer las heridas emocionales.

Las heridas emocionales pueden ser cinco: rechazo, abandono, injusticia, traición y humillación. 

Cada herida lleva aparejada una máscara, una venda que nos ponemos encima de la herida para protegerla y protegernos. Lo que en un principio parece una buena solución, con el tiempo puede convertirse en una pesada carga.

Porque las máscaras nos protegen, pero también nos impiden mostrarnos tal y como somos.  

Las máscaras son personajes que creamos para aparentar algo diferente a lo que somos en esencia. Muchas veces identificamos la herida emocional a través de la máscara que hemos creado…

  • Herida de rechazo = máscara del solitario (me voy antes de que me hieras).
  • Herida de abandono = máscara del independiente (oculta dependencia emocional).
  • Herida de humillación = máscara del masoquista (me hago daño yo antes de que lo haga otro). 
  • Herida de traición = máscara de control (el control nos da seguridad). 
  • Herida de injusticia = máscara de rigidez (tengo que ser perfecto para que me quieran).

Estas máscaras o personajes que hemos creado, nos hacen sentir que no somos dueños de nuestra propia vida, por eso es importante identificarlas y modificarlas hasta poder ser quienes realmente somos. 

Este proceso de identificar las máscaras y transformarlas, es un trabajo profundo que se desarrolla más en nuestro subconsciente que en nuestro consciente. 

No se trata de rechazar estos personajes que nos han ayudado, sino a transformarlos para poder ser quien realmente somos, más allá de capas protectoras y de máscaras que nos ocultan a otros y a nosotros mismos. 

Adentrarnos en nuestras heridas y máscaras, es un proceso de auto-descubrimiento donde el dolor regresa a nosotros, pero es un dolor que nos sana porque destapamos la herida para limpiarla y comprenderla. 

Y tú, ¿Qué heridas y máscaras crees que has desarrollado para protegerte?

La herida es el testigo del dolor pasado

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.