La energía de las emociones

Los seres humanos, somos un compendio de materia y energía. 

Comprendemos bien la materia porque nuestros sentidos nos aproximan a ella… aunque exista una diferencia infinita entre lo que captamos y lo que es. 

Con la energía, sin embargo, nos cuesta más conectar. En parte porque es invisible, aunque en realidad, la podemos captar cuando estamos conectados a nuestro cuerpo. 

En nuestro cuerpo, la química y la energía, son los ladrillos en que se construye nuestra realidad interna y externa. Porque todo depende de la energía externa y de cómo la interpretamos, lo que da lugar a hormonas y neurotransmisores (química), que cambian la manera en que experimentamos las cosas. 

Las emociones nos pueden parecer enigmáticas, tal vez nos generan incomprensión e incomodidad. Pero las emociones, son las que nos hacen realmente humanos. Sin ellas, nos sentimos perdidos y nos conduciremos por la vida como autómatas. 

Siempre que hablo de las emociones, digo que son “energía en movimiento”… nada más y nada menos. 

Comprender que las emociones son energía, nos ayuda a entender su sutileza y su poder para cambiar incluso la manera en que funciona nuestro cuerpo. 

Las emociones nos ayudan a dar sentido a la realidad externa en la que vivimos. Por eso la cultura china, define a las emociones como… “todas las configuraciones de la realidad”.

Concepción china de las emociones

En mi búsqueda por comprender mejor las emociones humanas, he acudido a las culturas orientales por la profundidad con que comprenden las cosas.

Desde la cultura oriental china, podemos hablar de las emociones en base a loscinco elementos, es lo que se llama “Wuxing”. Este concepto no se refiere tanto a las características de cada emoción, como al proceso de cambio constante que se produce en las emociones. 

Porque algo claro en la cultura oriental, es que las emociones se transforman y cambian a través de cinco fases… 

  • Madera: Hace referencia a la fase de crecimiento de la emoción, ya sea ascendiendo en nuestro cuerpo o saliendo hacia fuera. También hace referencia a las sensaciones de expansión o contracción que la emoción deja en nosotros. Se relaciona físicamente con el hígado. La emoción propia de este elemento es la ira que se transforma en preocupación
  • Fuego: En esta fase, la emoción se “calienta” (toma fuerza) y asciende.  Se relaciona físicamente con el corazón.  Forman parte de este elemento la alegría y también la tristeza o el dolor emocional
  • Tierra: En esta fase, la energía de la emoción se transforma, es transportada por el cuerpo y tiene la capacidad de absorbernos. Se relaciona físicamente con el bazo. Se refiere a la ansiedad, el exceso de pensamientos y el miedo. 
  • Metal: En esta fase, la emoción se limpia y contrae. La emoción comienza a diluirse. Se relaciona físicamente con los pulmones. La tristeza y el dolor pueden transformarse en angustia
  • Agua: Esta fase es hidratante, refrescante y es el momento en que la emoción desciende suavemente en intensidad. Se relaciona físicamente con los riñones.  El miedo queda transformado en alegría a través de esta fase. 

La energía de las emociones

La transformación emocional es una manera de sanar emociones a través del “Qi”, la energía vital, la base de la vida. Comprender que las emociones se mueven y transforman, nos ayuda a convivir con ellas de una manera más serena. 

La energía vital o “Qi”, se transforma a cada momento, cambia y está en movimiento. Por eso todo cambia en nosotros. Dependiendo de la emoción que sintamos, nuestro “Qi” o energía vital se comporta de cierta manera…

  • Enfado o ira = La energía vital se mueve hacia arriba. 
  • Felicidad = Qi relajado.
  • Tristeza = Energía vital disipada.
  • Miedo = El Qi se mueve hacia abajo.
  • Sobresalto = La energía vital se altera.
  • Sobre-pensamiento = El Qi se congela. 

Por todo esto, se dice que las emociones intensas o muy duraderas, alteran el movimiento de la energía vital y esto afecta a la función de nuestros órganos y vísceras. 

Cuando las emociones excesivas nos acompañan mucho tiempo, la circulación del “Qi” o energía vital, se obstruye y el funcionamiento de nuestro cuerpo cambia, dando lugar a problemas psicológicos y físicos.

La cultura oriental china habla de equilibrio o desequilibrio de la energía vital más de que de salud o enfermedad. 

Transformando la energía emocional

En occidente también podemos transformar la energía de las emociones para que no se queden atrapadas en nuestro cuerpo y mente.

Algunas de las cosas que yo suelo practicar para transformar mis emociones, son…

  • Respirar: Cuando respiras, envías los mensajes correctos a tu cerebro y a tu cuerpo. Respirar oxigena tu cerebro y todas las células de tu cuerpo, movilizando tu energía vital de manera natural. Es suficiente con tomar 3 inspiraciones profundas, sintiendo el flujo de aire que viene y va… como las propias emociones. 
  • Pausarnos: Las emociones intensas nos hacen impulsivos, tratando de dar una salida rápida a nuestro malestar. Es conveniente no hablar ni actuar cuando tenemos tanta energía emocional en nuestro interior. Es mejor pausarnos, respirar y darnos 5 minutos fuera del lugar o lejos de la persona que ha desencadenado la emoción intensa. Te pausas para equilibrarte y ser tú quien responda, no tu emoción. 
  • Mover el cuerpo (y su energía): Las emociones tienen un efecto directo en nuestros niveles de energía, por eso una buena manera de regular el exceso o defecto de energía que nos deja una emoción, es movilizar el cuerpo. Si sientes un exceso de energía, tal vez caminar a un ritmo intenso para ir reduciendo el ritmo poco a poco, te ayude. Si sientes poca energía, los movimientos han de ser suaves y amables, como una caminata consciente por la naturaleza. 
  • Re-interpretar las experiencias: La realidad es neutral hasta que entra en contacto con tu psique y la manera en que has construido tu visión de la vida. Recuerda que toda emoción sentida, es una respuesta de tu sistema nervioso y cerebro, dependiendo de las redes neuronales que se activan (heridas emocionales, experiencias previas, tu manera única de ver el mundo) y de la activación de tu sistema nervioso: bienestar si se activa tu vago ventral, lucha-huida si se activa sus sistema nervioso simpático o congelación y falta de energía si se activa tu vago dorsal. Cambia la historia que te cuentas a ti mismo sobre lo que te sucede, toma perspectiva. 
  • Aceptar a la emoción: Tan simple (y tan difícil) como aceptar lo que sientes en cada momento pero sin actuar de manera precipitada. Deja un espacio a tu emoción para sentirla, permite que se exprese, que te dé su mensaje y verás cómo poco a poco se deshace. Abandona toda lucha y abraza a tus emociones. 

“El mar es así de grande porque no menosprecia los riachuelos”

– Proverbio chino –

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.