La Compasión en acción

En España, la palabra compasión se ha malinterpretado. 

Parece que la compasión es algo que debemos evitar porque lo confundimos con lástima y si hablamos de auto-compasión, empezamos a pensar que somos unos egoístas por sentir las emociones que sentimos o incluso por sufrir y querer consolarnos a nosotros mismos.

Hoy quiero mostrarte una perspectiva mucho más profunda de la compasión, y para ello te invito a que explores junto a mí este concepto desde el budismo

La compasión se asienta en el profundo deseo de que nadie sufra y cuando vemos sufrir a otro, la compasión se despierta poco a poco en nosotros. Este despertar nos ayuda a aproximarnos al dolor ajeno, al sufrimiento que podemos aliviar con nuestra presencia, palabras y amor. 

Siempre que pienso sobre este concepto profundo, siento que puedo ayudar, que hay tanto amor en mí que puedo aliviar el sufrimiento ajeno, que puedo ser sanadora solo con mi presencia. 

Stephen Levine definió a la perfección la diferencia entre lástima y compasión. Sentimos lástima cuando nos aproximamos al dolor y sufrimiento ajeno desde el miedo. Y es que ver que otros sufren y lo pasan mal, hace crecer en nosotros un profundo temor porque algo parecido nos pudiera ocurrir. En ese momento es el miedo el que actúa y desde el miedo ayudamos al otro para evitar que nos ocurra a nosotros también. Pero esta ayuda es limitada porque nace de una emoción que nos llena de pánico.

Sin embargo, cuando sentimos compasión, nos aproximamos al sufrimiento ajeno desde nuestro amor. Y cuando ayudamos desde el amor, todo cambia. En ese momento nos convertimos en sanadores solo con estar ahí, apoyando, acompañando. El miedo se difumina y solo queda nuestra esencia ayudando a otro, nos sentimos libres y es en esa liberad en que nacen nuevas ideas y nuevas maneras de ayudar. 

Thich Nhat Hanh, afirma que la bondad y la compasión son infinitas, nunca se acaban. Y es que el amor que yace en nosotros también es infinito, por eso podemos llegar a ser sanadores solo con nuestra presencia, porque irradiamos amor desde dentro. 

Siempre he pensado que lo que compartimos con los demás, antes ha de crecer dentro de uno mismo. Con la compasión creo que ocurre igual y es que no podremos ser genuinamente compasivos, no podremos abandonar los juicios y las críticas, hasta que nos amemos profundamente a nosotros mismos.

La auto-compasión es una herramienta básica para tu bienestar emocional. Es tan simple como darte tanto amor y cuidados como das a otras personas, porque tú también te mereces tu amabilidad y amor. 

Quiero reivindicar la palabra amabilidad, olvidada por muchos desde hace tiempo. Ser amable significa apoyar de manera incondicional, abandonar las críticas para pasar a la comprensión y ser conscientes de que en ocasiones actuamos impulsados por las emociones. Pero en lugar de juzgarnos, podemos elegir ser amables, convertirnos en esa abuela amorosa que nos abraza y nos hace sentir seguros. 

Si somos demasiado exigentes con nosotros mismos, el crítico interno que vive en nosotros tomará cada vez más fuerza. Y he de revelarte un secreto… ese crítico interno se hace más exigente cada vez, de modo que abraza también a tu crítico interno y comprende que esta vida es una lección constante, que estamos aquí para aprender y cuando aprendemos, nos equivocamos. 

Los errores y equivocaciones nos ayudan a mejorar, a adaptarnos a la vida, a conocernos más. De modo que no hables de fracasos, habla de lecciones que estás aprendiendo. Porque cuando aprendemos, dejamos de repetir aquellas cosas que no nos ayudan y nos hacen sentir mal… y eso es evolucionar y crecer internamente. 

Probablemente te estés preguntando… ¿Cómo puedo ejercitar mi compasión cada día?

Viviendo desde mi compasión 

Fluir con la vida… Tendemos a quererlo controlar todo y cuando las cosas no salen como deseamos, nos frustramos. Debes saber que no puedes controlar la vida porque es como un río… siempre se mueve, siempre cambia. Querer controlar algo supone pensar que nada cambia, que las cosas son siempre iguales, incluso nosotros mismos. 

Podemos fluir con la vida cuando no nos aferramos a un resultado concreto, cuando aceptamos lo que llega hasta nosotros. Puedes saber cuándo te aferras a algo con fuerza de una manera sencilla. La clave está en identificar tus oposiciones, cuando te quejas de lo que ha ocurrido y sientes una gran frustración dentro de ti porque las cosas no salen como quieres.

Cuando eso ocurra, recuerda respirar con calmaánclate a tu cuerpo para volver al presente y deja que la frustración siga su camino. Al volver al presente, entras directamente al flujo natural de la vida, que consiste en ir y venir, inspirar y espirar, llenarte de energía y relajarte. 

Sé ecuánime… Esta palabra es sinónimo de neutralidad emocional. Somos ecuánimes cuando aceptamos la vida tal y como es, aceptamos a los otros como son y a nosotros mismos tal y como somos ahora, en el presente. Cuando aceptamos el dolor y el sufrimiento, cuando aceptamos la alegría y el bienestar sin resistencias, sin querer prolongarlas o acabar con ellas, somos capaces de acceder a la fuente eterna de amor que hay en nosotros y así poco a poco, vamos desarrollando nuestra compasión. 

Abre tu corazón al miedo… Es normal que haya situaciones que te asusten y generen temor. Solemos huir del miedo para reducir nuestro malestar y sufrimiento, pero solo cuando lo aceptamos, somos capaces de conectarnos con nosotros mismos y los demás. Cuando la compasión entra en acción, el miedo puede aparecer, pero si aceptas también esta emoción como parte de ti y de los demás, se moviliza en tu interior la necesidad de consolar y acoger el sufrimiento de ti mismo y de otras personas. 

La fórmula de los tres pasos de la compasiónPema Chödrön recomienda una fórmula sencilla que nos podemos decir a nosotros mismos cada día para potenciar el cultivo de nuestra compasión. Debes repetir: “Que pueda estar libre de sufrimiento, que estés libre de sufrimiento, que podamos estar libres de sufrimiento”. Siente cada palabra y fluye con el amor que hay en ti. 

Recuerda que eres un ser lleno de amor y compasión… compártelo… conéctate

Más artículos

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.