Conociendo a la Ansiedad

La ansiedad… el monstruo que nos acecha por los rincones… que huele nuestros momentos de mayor debilidad y nos ataca cruelmente…

¿Y si te dijera que no es así? ¿Y si te dijera que la ansiedad es tu amiga, una compañera que te avisa de que debes cuidarte?

Como ya te he comentado en otros post, estamos hiper-ocupados y aunque eso nos hace sentir bien y nos da una falsa sensación de control, en realidad nos aleja de nosotros mismos y nos desconecta del cuerpo y la mente. Para comprender mejor a la ansiedad, quiero que sepas que es un cuestión de grados.

Los grados de la Ansiedad

GRADO 1 – Activación general – Nerviosismo: Todo empieza en tu mente, quien le envía mensajes cifrados al cuerpo… tu nivel de activación general modula la frecuencia a la que late tu corazón, determina si respiras superficialmente o de manera profunda, determina si tus músculos están tensos o relajados. Lógicamente cuando tu cuerpo está activado y la ansiedad comienza a aparecer, te obliga a respirar más rápido, a estar en tensión y a que el latido de tu corazón sea rápido.

GRADO 2 – Crisis de Ansiedad: Es una sensación repentina de miedo y malestar muy intenso que te pilla desprevenido. Normalmente aparece tras una etapa de mucha activación física de la que probablemente no eres consciente y en aquellas etapas en que tu mente está muy preocupada por algún tema (del que a veces tampoco eres consciente, de modo que actúa de manera silenciosa).  

GRADO 3 – Ataque de Pánico: Es a lo que nos solemos referir cuando hablamos de ansiedad. Es un episodio de activación muy elevada que se produce porque tu cuerpo se prepara para afrontar una amenaza… el problema es que en el siglo XXI estas amenazas suelen vivir en tu mente y no tanto en tu entorno, por lo que no puedes huir. El ataque de pánico produce taquicardia, hiperventilación, tensión muscular, mareo, sensación de que esto no te está pasando realmente, pensamientos catastróficos que te llevan a pensar que vas a morir o que estás teniendo un ataque al corazón.

GRADO 4 – Trastorno de Ansiedad: Cuando llevamos mucho tiempo experimentando ansiedad sin regular (meses, años) y cuando los ataques de pánico se repiten, la mente comienza a trabajar en un estado de “lucha-huida”, anticipando los peores escenarios posibles para estar preparada, porque tu mente te quiere proteger. Llega un punto en que tu mente y cuerpo están tan sobreactivados, que es habitual que aparezcan trastornos de ansiedad. Pero no te preocupes porque tiene solución. 

¿Cómo puedo regular la activación de mi cuerpo?

La ansiedad representa la activación de tu mente y cuerpo. En tu cuerpo se activa el sistema nervioso autónomo simpático, el encargado de movilizar grandes cantidades de energía por todo tu cuerpo. Si bien esta activación es necesaria para afrontar las responsabilidades diarias, en ocasiones nos hemos olvidado de apagar este sistema simpático (que cuando lleva mucho tiempo activo, te hace menos simpático y más arisco). De ese modo la activación en mente y cuerpo se puede llegar a convertir en patológica.

Tu cuerpo es profundamente sabio y al igual que puede ser fuente de problemas, también lo es de soluciones. La mejor manera de regular la activación de tu cuerpo es apagando el sistema nervioso simpático y encendiendo el sistema nervioso parasimpático… es como soltar el pie del acelerador del coche en una bajada… dejas de pedirle al motor que se esfuerce tanto y el coche se relaja, fluye. Con tu cuerpo es igual.

Seguramente ahora te estás preguntando… ¿cómo puedo encender el sistema nervioso parasimpático?… es muy fácil…

  • Respira: Es la mejor manera de calmar tu cuerpo… de hecho es un truco mágico para apagar el sistema nervioso simpático y encender el parasimpático, lo que producirá un descenso de la ansiedad y te re-conectará contigo mismo. Puedes respirar de manera consciente, atendiendo a la manera en que el aire entra y sale de tu cuerpo, pero también puedes hacer una técnica de emergencia muy útil.
  • Técnica de respiración de emergencia: Siéntate con calma y lleva tus manos a la cara, situándolas a ambos lados de la nariz y boca, respirando dentro de ellas, reduciendo el ritmo al que tomas aire y lo expulsas. Pare reducir la velocidad a la que respiras, puedes contar mentalmente 1,2,3 para inspirar y 1,2,3, para espirar. Esta técnica tan sencilla te ayuda a regular los niveles de oxígeno y dióxido de carbono, regulando tu activación. Puedes practicarla durante al menos 3 o 5 minutos para regular tu ansiedad. 
  • La clave de la ansiedad está en tu mente y no en tu cuerpo: La ansiedad surge por la presión emocional que siente tu mente y que no liberas. Por eso es tan importante que regules tus emociones, que llores si estás triste, que te relajes cuando estás nervioso, que hables con alguien en quien confías. 
  • Descansa: Tómate tiempo para ti mismo, haz actividades que te ayuden a re-conectar contigo mismo, escucha música, lee, camina, haz yoga o ejercicio, medita, escribe, dibuja…

He querido darte una idea general sobre la ansiedad en este artículo, pero quiero ayudarte más… quiero que te conozcas profundamente.

Por eso este artículo viene con regalo… quiero darte una guía para que conozcas un poco más a la ansiedad, para que te familiarices con ella. Puedes descargarte esta guía haciendo click en el siguiente botón

Gracias por leerme… gracias por acompañarme

Más artículos

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.