Nuestra conexión con la espiritualidad

La espiritualidad es un aspecto puramente humano que nos ayuda a buscar el significado de la vida, el propósito de ésta y nos permite trascender más allá de nuestro cuerpo físico y de la realidad tridimensional en la que vivimos. 

La espiritualidad nos ayuda a ser conscientes de que no somos entes separados, sino que toda la humanidad estamos unida por hilos invisibles de energía que nos conectan unos con otros, lo que sin duda nos lleva a reflexionar sobre el impacto que tiene cada una de nuestras palabras y actos. 

Si te das cuenta, la espiritualidad nace en nuestro interior pero se termina expandiendo más allá de nosotros para crear un nuevo concepto sobre la humanidad en su totalidad. Siempre que reflexiono sobre este tema, me gusta pensar que nuestra evolución espiritual se produce como crece la manzana, de dentro para fuera. Primero tenemos que explorar nuestro interior para poder expandirnos más tarde con amor, compasión y bondad amorosa. 

Deseo compartir contigo algunos elementos espirituales que he ido descubriendo en mi expedición particular a través del mindfulness y el budismo. 

Tu cuerpo es un templo… Tal vez esta afirmación te sorprenda, pero nuestro cuerpo físico es el que nos permite experimentar esta vida en la tierra, un planeta hermoso y bello, donde debemos confiar en lo invisible para seguir avanzando y creciendo. En ocasiones he sentido que mi cuerpo era un obstáculo para mi evolución personal y espiritual, durante mucho tiempo lo he contemplado como algo que soportar, especialmente cuando me sentía con poca energía. A través de la práctica de yoga, comencé a contactar con mi cuerpo de una manera diferente, sintiendo los músculos, observando la energía que lo recorre, sintiéndola. Poco a poco me di cuenta de que mi cuerpo es mi aliado, es el que me sostiene y me permite caminar, oler, saborear, sentir, emocionarme. Ahora sé que mi cuerpo, ese gran desconocido del pasado, es mi gran apoyo, mi ayuda, el templo donde habita mi alma de manera temporal, el medio a través del cual puedo expresarme, evolucionar y comunicarme contigo, que te encuentras lejos de mí, pero sintiendo la conexión que nos une a través de estas palabras. 

Como es dentro es fuera… Cada pensamiento, cada palabra, emoción y conducta que emitimos, viaja más allá de nosotros y condiciona lo que pensamos, sentimos y hacemos. En el budismo, esta correspondencia se suele expresar por la siguiente frase: “Como es dentro, es fuera”. Cuando en nuestro interior creamos pensamientos positivos, cuando sentimos amor y bondad, cuando hablamos compasivamente y hacemos cosas que ayudan a otros, todo nuestro entorno cambia, el mundo se vuelve más humano y menos inhóspito, más esperanzador y menos peligroso, más lleno de amor y menos vacío.

El desapego… Es curiosa la naturaleza humana, cómo solo podemos crecer llenos de amor cuando sentimos un apego seguro y amable con nuestros padres o cuidadores y solo podemos trascender este mundo físico cuando aprendemos a desapegarnos. En ocasiones este desapego es una de las tareas más difíciles que tendremos que hacer en la vida, desapegándonos no solo de nuestros seres amados, sino también de la identidad que hemos construido a lo largo de toda nuestra vida, de la profesión que hemos elegido, de las cosas materiales que nos rodean, llegando incluso a desapegarnos de la propia vida. 

El desapego no se refiere tanto a no poseer nada, como a que nada te posea, fomentando nuestra libertad más allá de lo que nos rodea, de la felicidad y de la alegría. Lo que me recuerda a la ecuanimidad, la habilidad de saber mantenernos estables en nuestro barco personal independientemente del estado del mar, sin valorar los sucesos de la vida como “buenos” o “malos”, simplemente aceptando la vida tal y como es, sabiendo que nuestra esencia se mantiene estable más allá de la tormenta. 

La divinidad masculina y femenina… Uno de los grandes retos del siglo XXI es el de la igualdad entre mujeres y hombres, ésta es una lucha que grandes personas (mujeres y hombres) han emprendido desde hace siglos, conquistando mucho terreno para las mujeres de nuestra época, quienes disfrutamos de más libertad que nuestras antepasadas. También creo que el debate en torno a la igualdad de género se ha encaminado por un sendero lleno de fango del que ninguna parte saldrá reforzada. Tendemos a crear diferencias entre hombres y mujeres cuando en realidad ambas partes son necesarias para la vida y la humanidad. Solo del equilibrio entre ambas partes saldremos reforzados y más sabios. 

Desde el budismo, se entiende que cada ser humano tiene una divinidad masculina y otra divinidad femenina en su interior y el equilibrio lo hallamos cuando logramos unir lo femenino con lo masculino, pues ambas se complementan. La manera arcaica de concebir el mundo como dualidades (bueno-malo, positivo-negativo, femenino-masculino) ha llegado a su fin. Todo forma parte de nosotros y si rechazamos alguna de estas partes, nos estamos rechazando a nosotros mismos. Tú tienes una divinidad masculina y otra divinidad femenina en tu interior, al igual que yo. Solo cuando seamos capaces de valorar lo que cada una de estas divinidades puede aportar a nuestra vida y a la humanidad en general, se acabarán las luchas y comenzaremos a vivir en paz y armonía. 

Todos somos uno… Esta lección ha sido para mí el gran aprendizaje de 2019. La meditación, el yoga, la escritura, la lectura y escuchar a grandes maestros espirituales actuales, me ha ayudado a sentir en mi propia piel que todos somos uno. Toda la humanidad estamos unida a través de nuestra energía y por ello hay múltiples iniciativas que abogan por la unidad global, para que comencemos a sentir estos hilos invisibles que nos unen. 

En mis reflexiones he ido más allá de la humanidad y me he dado cuenta de que somos pura conciencia y que por tanto estamos unidos a los árboles, al océano, a la arena y las montañas, a los animales que habitan este planeta, a las estrellas y al universo en su infinitud. Dado que formamos parte de la conciencia universal, yo soy tú y tú eres yo… somos pura conciencia co-creando la realidad que vivimos

La escuela de la vida… Hace un par de años confeccioné una meditación de empatía para niños y en ella describo al planeta tierra como una gran aula donde cada uno de nosotros somos alumnos y también maestros. Ver la vida como una gran escuela, me ayuda a comprender mejor la esencia de mi existencia, me ayuda a valorar mi profesión, donde ayudo a tanta gente… en ocasiones de manera directa (los pacientes a quienes trato), en ocasiones de manera indirecta (como cuando un paciente hace cambios vitales importantes que influyen en todo su entorno de manera positiva).

Estas reflexiones me hacen ser consciente de que la vida es pura abundancia, tendemos a creer que la vida es una lucha donde la escasez es la regla esencial de la supervivencia, pero en realidad no es así, el universo consciente e inteligente del que formamos parte es un lugar de abundancia y cuando interiorizamos esta idea, somos capaces de verla en cualquier suceso y en cualquier parte. 

Espero que el post de hoy te haya hecho reflexionar sobre aquello que está más allá de nosotros, en ese mundo invisible que nos rodea y que podemos explorar siempre que deseemos.

Te dejo en el amor y bondad del universo

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.