La noche oscura del alma

La vida no siempre es un camino recto… la vida no siempre está rodeada de luz.

En ocasiones, el camino que recorremos en la vida, se parece más a la fotografía que acompaña mis palabras… un bosque oscuro, levemente iluminado por la luz de la luna. 

La oscuridad nos asusta… la oscuridad nos impide ver más allá de nosotros… pero solo cuando convivimos con las sombras, nos transformamos en el ser humano adulto que estamos llamados a ser. 

La noche oscura del alma, es una metáfora del viaje que hacemos los humanos a través de las sombras que anidan en nuestra alma, en nuestra psique, en nuestro cuerpo. 

El primero en hablar de la “noche oscura del alma”, fue San Juan de la Cruz, un monje español que vivió en el siglo XVI. Sabía mucho de la oscuridad porque fue torturado por sus propios compañeros de la orden de los carmelitas, al intentar cambiar esta orden religiosa.

La noche oscura del alma, hace referencia a una crisis vital que nos lleva a caminar por un sendero oscuro donde nada parece tener sentido, encontrándonos cara a cara con nuestro sufrimiento, del que solemos huir. 

Y aunque San Juan de la Cruz se refería a un sufrimiento más espiritual que psicológico, hace referencia a la experiencia de sentir un profundo vacío vital, perdiendo el sentido de la vida. 

Elementos de la noche oscura del alma

Cuando atravesamos esta noche que parece eterna, nos encontramos perdidos, todo pierde el sentido y sentimos que nos podemos perder en los recovecos de nuestra mente. 

La sensación de estar perdido, es potente, nos provoca sufrimiento, es angustiosa. He aprendido que necesitamos perdernos para re-encontrarnos, incluso para transformarnos. Nadie es inmune a este tipo de experiencias. 

Caroline Myss, indica que la “noche oscura del alma” es un viaje místico que se produce cuando decidimos hacer cosas en nuestra vida, solo para encontrarnos una y otra vez con un resultado negativo que nunca habíamos esperado. Por eso se suele hablar de esta noche oscura como de una crisis espiritual. 

La diferencia entre una crisis espiritual y una emocional o psicológica, es que las crisis espirituales tienen un propósito, el sufrimiento surge para ayudarnos evolucionar en nuestra espiritualidad y en el conocimiento de nuestra verdadera naturaleza, no solo como seres físicos y emocionales, sino como seres espirituales también.

Solemos interpretar que si una decisión nos lleva por un camino complicado y nos pone a prueba, es indicio de que la decisión ha sido errónea, cuando es la oportunidad de crecer como nunca antes, pues los retos y situaciones complejas de nuestra vida, son las que nos impulsan a evolucionar. 

Los elementos clave de la “noche oscura del alma”, son…

Ausencia de sentido de vida: Cuando experimentamos que nuestra vida no tiene sentido, cuando desconocemos la razón por la que estamos aquí, en la Tierra y en este cuerpo, es fácil dejarse llevar por el sufrimiento. Los humanos, con nuestra capacidad intelectual, tratamos de darle significado a todo lo que nos ocurre, incluso a la propia vida. Tal vez el sentido de la vida es simplemente, VIVIR. Sí… vivir en mayúsculas, experimentando todo lo que llega a nosotros, ya sea alegría o sufrimiento, aprendiendo cada lección (por pequeña que sea), disfrutando de cada pequeña sensación, contemplando el amor en los ojos de alguien que nos ama (no solo nuestra pareja). Tal vez la vida solo tiene sentido porque amamos. 

Pena: Soy psicóloga, adoro aprender más de las emociones, pero he de reconocer que no sabía bien lo que era la pena. Por eso he buscado su significado… la pena es una mezcla de tristeza y ternura por otros o por mí, al atravesar una etapa de sufrimiento. La pena habla de tristeza, pero también de amor y compasión, porque solo puedo sentir ternura cuando amo, cuando anhelo que el otro (o yo) dejemos de sufrir. Solo cuando siento amor, puedo consolar, puedo acoger la emoción y sostenerla. La pena puede ser nuestra compañera de viaje en la noche oscura del alma, pero es solo una compañera temporal… seguirá su camino, como todas las emociones. 

Falta de interés: Hace referencia a una profunda desmotivación. Al sentirnos perdidos, las cosas dejan de interesarnos. Creo que en parte porque esta falta de interés, nos ayuda a ir dentro de nosotros mismos… y es que el camino de esta noche oscura, solo lo podemos recorrer cada uno de nosotros desde el interior. Esta falta de interés, también me recuerda a un proceso que en psicología llamamos “anhedonia”. La anhedonia es la incapacidad de disfrutar de actividades que antes nos gustaban o incluso apasionaban. Dejamos de interesarnos en el mundo externo para refugiarnos en nuestro interior. 

Temor de uno mismo: Al sentir que la vida no tiene sentido, al sentirnos tristes e incapaces de disfrutar de cosas que antes nos gustaban, es normal que lleguemos a sentir cierto temor de nosotros mismos. Creo que este temor tiene que ver con hacernos conscientes de que no nos conocemos y aquello que no conocemos, nos aterra. La noche oscura del alma es nuestro catalizador para un mayor auto-conocimiento… porque cuando llevamos la luz de nuestra consciencia a las sombras, la noche es menos temerosa. 

La injusticia de la vida: Una experiencia habitual en esta noche oscura, es sentir que la vida es injusta. Hemos aprendido desde pequeños que el mundo y la vida es inherentemente justa… y eso es un gran error. No creo que la vida se trate de justicia, sino de lecciones que aprender y de consecuencias a nuestros actos. Cuando sientas que la vida es injusta contigo, pregúntate qué trata de enseñarte, recorre el camino de tus actos y sé sincero contigo mismo. 

Caminando en la oscuridad

Caminar en la oscuridad es aterrador. Lo que hemos olvidado los humanos, es que nunca estamos a oscuras porque este bosque encantado que vive en nuestro interior, está alumbrado por nuestra luz interior. 

Tu luz interior se encuentra en tu amor, en la manera en que ayudas a otros, en cómo te cuidas y consuelas a ti mismo. 

Tu luz interior es la empatía y compasión, es tu sonrisa al saludar, es ese “gracias” que dices tímidamente, es ese silencio compartido cuando alguien te abre su corazón. Tu luz interior es aquello que amas hacer, es la pasión que muestras cuando algo te gusta realmente.

Tu luz interior está ahí… es tu corazón, esperando a ser descubierta para iluminar tu vida al completo… enciéndela, compártela. 

“El que no ama, ya está muerto”

– San Juan de la Cruz –

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.