Fuerzas invisibles

La existencia humana se ha desarrollado a partir de fuerzas invisibles. Algunas de estas fuerzas, son tan antiguas como el universo, otras se han desarrollado específicamente en el ser humano. Somos un compendio de la historia del cosmos, porque estamos literalmente creados de los mismos átomos que están presentes en el rincón más lejano del universo. 

Por eso creo que el ser humano jamás llegará a comprender la íntima conexión que tiene con el universo. Y aunque no lo comprendamos, las fuerzas que ejercen allá, a lo lejos, tienen una resonancia en nosotros. Es por eso que siento que la vida humana es un misterio. Aunque es un misterio desde el que poder vivir.

Cuando hablo de fuerzas, me refiero a impulsos, defensas, en definitiva, me refiero a energía que vibra en una frecuencia determinada. No podemos sentir la vibración energética como tal, pero podemos sentir sus repercusiones en nuestros pensamientos, emociones y acciones. 

Tal vez te pueda dar miedo sentir que hay fuerzas en ti que puedan conducirte de manera inconsciente hacia ciertas personas, decisiones o formas de vida. Por eso creo que el auto-conocimiento es tan importante. Porque no se trata de rechazar lo que es, sino de entender el lenguaje de estas fuerzas invisibles y aprender a mirar hacia aquello que debemos cambiar en nosotros para tener la vida que queremos… y a veces ese cambio es tan “sencillo” como cambiar nuestra manera de mirar las cosas. 

Reflexionando sobre este tema de las fuerzas invisibles, en mi mente se han organizado en tres fuerzas. Y eso es justamente lo que quiero que exploremos juntos…

Primera fuerza: Supervivencia

La gran fuerza de la vida, es el mecanismo de supervivencia. Toda energía que vibra, está viva y todo lo que vive, anhela seguir vibrando. Se puede transformar, puede cambiar, pero el propio cambio, es signo de vitalidad. Porque lo inerte no tiene energía, no se mueve, no muta. 

El primer y único objetivo de tu cuerpo, es sobrevivir. Por eso posee un sistema inmune que nos defiende de ataques internos y externos, por eso nuestro cuerpo puede soportar radiación, tóxicos y hace todo lo posible por sobrevivir. No tenemos que esforzarnos por sobrevivir, es un mecanismo automático de la vida, presente en cada célula… así están programadas. Incluso cuando esa programación mata algunas células, lo hace en pro de la supervivencia del resto de células. 

El problema surge cuando vivimos en un estado de supervivencia perpetuo. Este estado nos impide relajarnos, sentimos que siempre debemos estar alerta porque hay amenazas fuera de nosotros que nos superan. 

Podemos sobrevivir de dos maneras… atacando al resto o desconectándonos de lo que nos rodea, haciéndonos “el muerto”. Estas dos respuestas tienen que ver con las dos respuestas más antiguas de nuestro sistema nervioso autónomo, el conecta cuerpo con cerebro. 

Desde la teoría polivagal, los dos estados de supervivencia son: el sistema nervioso simpático (lucha) y el nervio vago dorsal (hacernos “el muerto”). Si pasamos gran parte de nuestra vida viviendo en torno a la supervivencia, la vida se convertirá en algo que nos desgasta, donde nunca podremos ser felices. Por eso se trata de conectar con una fuerza mayor, la fuerza de la seguridad. 

Si quieres aprender más sobre cómo influye la actividad de tu sistema nervioso y cómo influye en tu vida la teoría polivagal, te invito a leer este artículo. 

Mientras vivamos en un cuerpo, su único objetivo será la supervivencia, pero se puede sobrevivir al tiempo que nos expandimos, crecemos, cambiamos y evolucionamos. 

Segunda fuerza: El subconsciente

La mente humana, en su complejidad, ha creado varios estratos: el subconsciente, el pre-consciente y el consciente. 

El subconsciente es una especie de almacén donde guardamos experiencias que no necesitamos recordar a diario, pero que de alguna manera, nos han marcado. Es aquí donde se encuentran nuestros miedos más profundos, pero también nuestras más grandes habilidades. Se cree que el 90% de nuestra vida mental, es subconsciente. 

El pre-consciente es una antesala entre el subconsciente y el consciente, es una “sala de espera” que toma recuerdos e información del subconsciente y lo prepara para que nuestro consciente lo pueda comprender. 

El consciente tiene que ver con aquellas cosas que sabemos de nosotros, de los demás, de la vida y el mundo. Es la información que manejamos a diario y de la que nos damos cuenta. 

Desde el momento en que una célula se divide en miles en el útero materno, nuestra mente subconsciente comienza a ser creada. En el subconsciente tenemos todo tipo de información, sensaciones propias y ajenas, emociones, imágenes, recuerdos, historias, sueños, deseos y un sinfín de información más. 

El subconsciente, cuyo objetivo es la vida, crea algunos mecanismos de defensa. Estos mecanismos de defensa, tienen como objetivo protegernos y para ello, nos hace actuar de maneras a veces incomprensibles para nosotros, pero que tienen todo el sentido para protegernos. Te hablaré brevemente de dos mecanismos subconscientes que guían nuestra vida…

  • La Sombra: Son partes de ti que rechazas, se han ido formando a lo largo de tu vida y la dirigen.  Son aquellas partes de nosotros mismos que hemos tenido que reprimir y esconder para adaptarnos a nuestra sociedad, especialmente a nuestro núcleo familiar. Mirar tus sombras da miedo porque encontrarás lo que siempre has odiado en otros, lo que nunca has aceptado de la vida, pero solo a través de la luz de la consciencia, llena de amabilidad y amor por ti mismo, podrás integrar esta sombra y hacerla tu aliada. Puedes descubrir a tus sombras a través de… frustraciones, miedos, el rechazo a otros, proyectando en otros sentimientos que en realidad son tuyos. 
  • Las heridas emocionales: La vida nos trae golpes emocionales que no sabemos encajar cuando somos pequeños. Desde el nacimiento, sentiremos las emociones de las personas de nuestro entorno y quedamos expuestos a estas influencias. Una herida emocional es un golpe, una marca. Si se repite en el tiempo aquello que nos ha dañado, la herida se va profundizando. Cuando tenemos una herida, nuestro subconsciente crea una protección o vendaje para no mostrarnos tan vulnerables al mundo. Son las heridas emocionales las que deciden cómo somos y actuamos, nos desarrollamos en torno a las heridas. Louis Bourdeau nos habla de 5 heridas: rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia. 

Nuestro trabajo de auto-conocimiento se basa en traer a la luz de la consciencia aquello que actúa de manera silenciosa y dirige nuestra vida. 

“La tendencia de tu mente subconsciente es siempre en pro de la vida. El objeto de tu trabajo es, pues, la mente consciente”

Joseph Murphy –

Tercera fuerza: Seguridad

Esta tercera fuerza también aboga por la supervivencia, pero lo hace de una manera suave, amable, expansiva. Habla de la consciencia de saber que existimos y de vivir la vida de manera plena. 

La clave para vivir una vida con sentido, es sentir seguridad. Creo que hay muchos niveles de seguridad interna, pero todos ellos nacen de la seguridad física, de saber que podemos conectarnos a otros seres y no corremos peligro, de que vamos a ser cuidados y somos capaces de cuidar a otros. 

Para nuestro cuerpo, la fuerza de la seguridad nace en el nervio vagal ventral, que se encarga de movilizar la energía necesaria para vivir equilibrados y desde ahí compartir nuestra energía estabilizadora. Nuestro sistema nervioso, se regula o desregula a través de otros seres humanos y el funcionamiento de esos otros sistemas nerviosos. 

Nuestra sensación se seguridad no es racional ni cognitiva, es puramente física, basado en el funcionamiento de nuestro sistema nervioso autónomo a través del nervio vago en su rama ventral. Vivimos desde la seguridad cuando podemos amar, confiar, abrirnos y ser sinceros, cundo sentimos que todo va bien y existen posibilidades para nosotros, cuando nos sentimos capaces de afrontar lo que llegue. 

Solo desde la seguridad, podremos trabajar con nuestras sombras, integrando en nosotros todo aquello que nos da miedo o que rechazamos. 

La pirámide de Maslow nos habla de este proceso de evolución desde las fuerzas de supervivencia hasta alcanzar la fuerza de la seguridad, expansión y trascendencia. Te dejo un esquema de esta teoría…

Renacer a través de lo invisible

Podemos renacer a través de lo invisible, haciéndolo visible, llevando nuestra consciencia a esas fuerzas de supervivencia, las fuerzas subconscientes y a la fuerza de la seguridad, que es la que realmente nos ayuda a vivir con plenitud. 

Algunas cosas que puedes hacer para promover tu renacimiento son…

  • Conectar con personas que te equilibran y regulan. 
  • Conectar con lugares que te calmen y serenen. 
  • Hacer actividades que ralenticen tu cuerpo y mente. 
  • Saborear un momento del día donde estar conectado a ti. 
  • Ser benevolente y usar de manera activa tu energía de seguridad y conexión con otros. 

Conocer las tres fuerzas invisibles que imperan en tu vida, es el principio del cambio que necesitas. Conócete, quiérete y conéctate a otros. 

“Lo esencial es invisible a los ojos”

– Antoine de Saint-Exupéry –

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.