El sufrimiento

El sufrimiento forma parte de la vida… es una de las experiencias que nos une a toda la humanidad.

Aceptar que en la vida existe sufrimiento, es comprender que la vida es una mezcla de alegría y tristeza, de serenidad y dolor. Es entender que la vida en este plano tridimensional, está compuesto de dualidades. 

Cada persona lo siente de una manera, pero me gusta acudir al budismo para comprender esta realidad que Buda conoció a fondo.  

En sánscrito, el sufrimiento es llamado “Dukkha” y la manera más sencilla de comprender su significado, es hablar de insatisfacción. Cuando sufrimos, estamos insatisfechos, normalmente porque queremos que las cosas sean diferentes a como son… deseamos que la vida sea diferente, que los demás sean diferentes, incluso nosotros queremos ser otro. Y esta profunda insatisfacción, es la que nos lleva a la queja, a la ansiedad, a la angustia, al estrés. 

El sufrimiento es resistencia a lo que ES y esa resistencia, esa lucha constante para tratar de cambiar las cosas, nos conduce a la insatisfacción. El sufrimiento nos ayuda a emprender el camino de la sabiduría, del auto-conocimiento y de la comprensión de la realidad. 

Buda fue un gran estudioso del sufrimiento humano, lo vivió en su propia mente y cuerpo. Se aproximó a prácticas que le negaban a su cuerpo el descanso, la comida y la hidratación. Y se dio cuenta de que esa no era la manera de alcanzar la paz consigo mismo. En su lugar, comenzó a practicar la observación del sufrimiento, investigándolo de cerca y aceptando su presencia. 

Buda, cuando abandonó toda lucha por hacer desaparecer el sufrimiento, éste se transformó solo.  De esta manera el sufrimiento (Dukkha) se transforma en aprendizaje y crecimiento (Sukkha). 

Las causas del sufrimiento

Me gusta mucho la  manera que tiene el budismo de ver la vida… simplifica mucho la existencia humana. 

Buda se dio cuenta de que el ser humano, teme lo transitorio, lo fugaz. Y es precisamente por estos temores, que los humanos sufrimos, aunque también podemos decidir dejar de sufrir… y solo debemos aceptar las cosas como son, aceptar que todo cambia y que las cosas no siempre van a ser como deseamos. 

El origen de nuestro sufrimiento, tiene diversas causas, entre ellas…

  • Anhelar que las cosas (y personas) sean diferentes: Anhelar que algo sea diferente, es resistirnos a lo que ES. Y esa resistencia es la que nos produce la insatisfacción y angustia que vivimos a diario. Cuando queremos que algo sea diferente, estamos rechazando lo que hay ahora en nuestra vida. Y del rechazo solo puede nacer el malestar, de ahí que tengamos esa necesidad de huir. Queremos huir del trabajo, de las responsabilidades, huimos de nuestras emociones, queremos huir de cosas externas que creemos nos producen el sufrimiento, aunque cuando estamos en otro contexto, nos damos cuenta de que el sufrimiento persiste… porque esta sensación va con nosotros. Si estás tratando de huir de algo, es porque te resistes a lo que ES en este preciso instante. 
  • Rechazar el cambio: La única cosa que podemos tener clara, es que todo cambia. La naturaleza impermanente de todas las cosas, es una gran enseñanza budista. Y es curioso, porque en muchas ocasiones buscamos el cambio, pero cuando éste llega de manera natural (envejecer, madurar, enfermar), lo rechazamos completamente. El cambio es movimiento, transformación… la vida es esto… nunca para, siempre cambia aunque no seamos conscientes de ello. Las sensaciones placenteras y agradables han de desaparecer, como aparecerán y se diluirán las sensaciones desagradables. Aceptar el cambio, es abandonar toda resistencia.
  • El deseo: La existencia humana está llena de deseos. Y en el budismo, se habla de 3 tipos de deseos que generan sufrimiento: el deseo por el placer de los sentidos (lo que nos gusta o excita), el deseo de llegar a “ser algo o alguien” (algo diferente a lo que eres ahora) y el deseo de deshacernos de algo (liberarnos de emociones, del sufrimiento, del dolor, de la enfermedad, del aburrimiento, del cansancio…). El deseo nos moviliza y nos esclaviza al mismo tiempo. 
  • La satisfacción de los deseos:  Es importante aceptar que nada nos va a satisfacer del todo en esta existencia física. Todos los medios a los que acudimos para sentirnos más libres del sufrimiento (alcohol, drogas, sexo, videojuegos), nos esclavizan y nos hacen perder el contacto con nosotros mismos. La satisfacción de los deseos puede estar llena de sufrimiento cuando nos aferramos a esas sensaciones y anhelamos que duren mucho tiempo. 
  • El apego: Los humanos nos aferramos a cosas, personas y sensaciones. El apego es un engaño de la mente, nos quedamos atrapados y aferrados a aquello que nos gusta o satisface, aunque no siempre nos haga felices. Esta falsa idea de felicidad, hace que nos convirtamos en uno con el objeto de apego y luchamos lo necesario para no separarnos de ello.  Nos aferramos a muchas cosas: posesiones materiales, a la comodidad, la buena opinión de otros sobre nosotros, los elogios y las personas. El desapego nos libera de mucho sufrimiento.   Porque no se trata de no poseer nada, sino de que nada nos posea a nosotros. 
  • El desconocimiento: Somos grandes ignorantes… desconocemos muchas cosas de la vida, de la realidad que vivimos, de la naturaleza de las cosas y de nosotros mismos. Tenemos una visión parcial de la vida y por apegarnos a nuestras creencias y juicios, nos sentimos confusos y sufrimos. No conocernos a nosotros mismos, nos hace vivir en piloto automático, nos hace culpar a otros por lo que vivimos y sentimos, nos conduce a una vida sin sentido que nos hace sufrir. Conocernos y conocer la realidad más allá de juicios, nos libera del desconocimiento. 

Crecimiento y sufrimiento

Los seres humanos somos capaces de aprender en el bienestar y serenidad, pero es cierto que el sufrimiento y la adversidad, nos empujan al crecimiento de una manera que a veces es difícil de lograr en la serenidad. 

Para crecer, hay una etapa en la que sentirás la necesidad de aislarte, de pasar tiempo a solas… está bien, no te asustes, es el momento en que vas hacia dentro, es el momento en que todo cambia. La semilla crece a oscuras, enterrada en la tierra. Primero hace crecer sus raíces y después, poco a poco, expresa en el mundo exterior toda su belleza. 

Tú eres igual… creces en el silencio, en la soledad, en la calma. Creces cuando te tomas un tiempo para ti, cuando te observas sin juzgarte, cuando te dedicas tiempo.

El sufrimiento nos empuja al cambio, pero solo podemos crecer desde la calma. Por eso, si quieres crecer, crea en ti un espacio de calma. Pueden ser 5 minutos de respiración consciente, puede ser quedarte con tu mente caótica o con tu cuerpo acelerado.

Para comprender las dos fases del crecimiento interno, te dejo este esquema…

Algunas cosas que puedes hacer para crecer desde el sufrimiento son…

  • Crea espacios de calma diarios donde puedas descansar en tu cuerpo y observarlo, conectar con tu respiración, acude a la naturaleza, escucha música relajante, quédate en silencio con tu cuerpo y mente. 
  • No te aferres a tus pensamientos. Los pensamientos son transitorios, cuando no les das tu atención, tienden a desaparecer y deshacerse. Tú no eres tus pensamientos, conéctate con tus sentidos a todo lo que te rodea en el presente para volver al ahora. 
  • Permite que las emociones se expresen, no las temas, son transitorias. Siente las emociones en tu cuerpo, dales salida, cálmate a través de tu respiración.
  • No te obsesiones con las metas no alcanzadas… las cosas son como han de ser, más allá de tus deseos. Llegarán a ti las lecciones que debas aprender y las oportunidades que necesitas para tu crecimiento. 

“Nunca te dan más dolor del que puedes soportar. Nunca, nunca obtienes más de lo que puedes tomar”

– Byron Katie –

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.