El Silencio

En un mundo lleno de ruido, el silencio nos asusta. 

Nos asusta porque nos recuerda al vacío, nos genera angustia esa ausencia de palabras y de sonidos. 

El silencio nos angustia porque nos deja expuestos al bullicio que se produce en nuestro interior… ese sonido interno que solemos ahogar con música, con la TV, socializando, con el alcohol o con pensamientos sombríos.

El silencio, al igual de la espera, tienen un poder tranquilizador en mí. Ambos me recuerdan que debo bajar el ritmo, que debo descansar, que debo cerrar mis ojos y escuchar atentamente el eco del silencio en mi interior. 

Porque solo a través del silencio, puedo escucharme… solo a través del silencio puedo ser yo misma. Siento que mi esencia es calmada, silenciosa, lenta… como cuando caminas por un bosque y mides tus pasos para disfrutar cada brizna de hierba, cada flor, cada árbol. 

Solemos sentirnos incómodos con los silencios. Estamos tan acostumbrados al ruido, que hemos perdido la capacidad de silenciarnos. El silencio no como castigo, sino como reflexión, como un tiempo que nos damos para asentarnos más profundamente en nosotros mismos. 

En mi trabajo cotidiano, escucho mucho más que hablo. Esta escucha, requiere que me silencie mental y físicamente. Porque para escuchar y comprender el relato del otro, necesito silenciarme y volcarme en la otra persona. Añado pequeños movimientos en mi rostro, una afirmación con la cabeza, una sonrisa o una mirada que me conecta con la compasión. Transmito mucho a través del silencio. 

Y es ese silencio que comparto, el que da espacio al otro a hablar, a escucharse, a comprenderse y a profundizar más en sí mismo. Es el silencio el que sana, porque está acompañado de comprensiones profundas. 

El otro día me compré una camiseta con el siguiente mensaje… “Extiende tu amabilidad como una flor”. Siento que mi presencia silenciosa, es como la flor que nos regala sus pétalos y su aroma. La flor no tiene que decir nada para expresarlo todo, del mismo modo, creo que mi presencia silenciosa, dice muchas cosas. 

El silencio nos habla de reflexión, de acompañar genuinamente, de integrar lo que la otra persona nos quiere decir, me permite comprender más profundamente sus emociones, me permite conectar. El silencio es un apoyo silencioso, es signo de respeto y preocupación, el silencio da espacio al otro para que se exprese libremente.  Creo que no hay nada más liberador. 

Silencio interno, silencio externo

Creo que podemos hablar de dos tipos de silencio… uno externo y otro interno. 

El silencio externo es aquel en el que nos aislamos, en el que apagamos toda fuente de sonido para escuchar la nada. He de decirte que este silencio externo, es liberador para mí. 

Al ser altamente sensible, capto mucha estimulación auditiva, hasta tal punto que me agobio cuando estoy en lugares con mucho ruido de fondo o cuando hay varias conversaciones al mismo tiempo. Por eso para mí, el silencio externo es sanador… porque me ayuda a recuperarme del exceso de estimulación y calma mi cerebro. 

El silencio interno, suelo crearlo cuando medito o cuando acudo a la naturaleza. Este silencio consiste en abandonar todo pensamiento rumiante, todo bucle de preocupación. Consiste en conectarme a mi cuerpo y por tanto, al presente. 

He comprobado que puedo crear silencio interno a través del sonido externo. Hay ciertas piezas de música o sonidos de naturaleza, así como Solfeggios, que crean el ambiente externo óptimo para que pueda acceder a mi silencio interior. 

Mi silencio interior está lleno de calma, es un momento en que no tengo que hacer nada, no soy nadie… solo soy un cuerpo que inhala y exhala, me convierto en la conciencia que es testigo de su mente y de todo lo que sucede fuera del cuerpo… me convierto en espectadora de la vida. 

Me gusta meditar porque me ayuda a parar. La meditación es el arte de la espera. Hay quien siente que la espera es aburrida, para mí la espera es el descanso que tanto necesito, es la pausa que me invita a profundizar en mi, alejándome del ruido exterior. La espera alivia mi cuerpo y cerebro, excesivamente bombardeados por el mundo que transcurre más allá de mi piel.

Me gusta ser espectadora, me gusta el silencio, me gusta la observación. Ya desde pequeña mostraba esta faceta de observadora, aprendiendo y captando un mundo que es probable que no entendiera, pero creando mapas mentales de lo que es vivir en este mundo tridimensional. 

La melodía del silencio

Otra de las cosas que he descubierto, es el que el silencio puede tener una hermosa melodía. 

Esta melodía la encuentro en la naturaleza… el canto de los pájaros, el suave ulular de las alas de los insectos, el aire colándose entre las ramas de los árboles, el sonido de la marea que sube y baja. A veces siento que incluso puedo escuchar el movimiento de la luz del sol a través de las ramas de los árboles. 

Siento que la naturaleza nos da todo cuanto necesitamos y una manera de conectarme al silencio, es a través de los sonidos naturales. 

Cuando quiero conectar con mi silencio, cierro los ojos, porque la vista me nubla el cerebro. El oído me conecta con lo sutil, aquello que los ojos no pueden captar. Esa sutileza está en mi interior y en el mundo que me rodea.

Mientras escribo estas palabras, miro la imagen que acompaña a este artículo y siento el silencio en mi piel, siento que reverbera en mi interior.

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”

– Diógenes de Sinope –

Más artículos

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Ya casi está...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía

Elena Alameda Jackson como responsable del tratamiento y legitimado por tu consentimiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar el envío de información y prospección comercial y envío de boletines informativos. Tus datos estarán alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign, que se encuentra en EE.UU y adherida al acuerdo Privacy Shield. Tienes derecho a acceder, rectificar, oponerte y suprimir tus datos, así como otros derechos, en info@cuidado-psicologico.es o ante la autoridad de control. Tienes información adicional en la política de privacidad.